Indicaciones de cuidado

El cuero es un material natural cuyo aspecto puede variar en la textura y en el matiz en la superficie. Estas son características naturales y representativas de la exclusividad del cuero y de su belleza individual, así que prueba de su origen genuino. Sin embargo, se recomienda que evite la exposición de su organizador de cuero a elementos severos, tales como la humedad, la luz brillante o calor directo.

En el caso de que su organizador se manche o se ensucie, usted puede seguir las siguientes indicaciones que pueden ser útiles para su cuidado:

  • Los rasguños ligeros al cuero encerado se pueden quitar frotando suavemente con un dedo limpio humectado.
  • El cuero poroso puede ser tratado con una buena crema para cuero de color neutral (sujeta a las instrucciones del fabricante).
  • Los cueros con texturas o recubiertos pueden limpiarse con un paño ligeramente húmedo.
  • La gamuza o piel afelpada es tratada con un cepillo seco.
  • Las telas, generalmente se pueden limpiar usando un paño húmedo.
  • Las manchas en las insignias, los bordes metálicos o poppers se pueden pulir suavemente con un paño suave y seco.